Uncategorized

NUEVAS TECNOLOGIAS Y COMUNICACION PUBLICA

foto chalecos amarillosEs el final del año escolar para bastantes de nuestros estudiantes y queremos cerrarlo haciendo un resumen somero de algunas de las ideas y reflexiones que han surgido en los análisis y debates en nuestras clases de español sobre la evolución de la comunicación pública hoy.
Las nuevas tecnologías han provocado 3 grandes cambios en la comunicación pública:
1 – Saturación de datos o de información a través de un número creciente de nuevas fuentes: plataformas digitales como Facebook, WhatsApp etc. y sus redes, que no llamaremos sociales sino numéricas o digitales, porque el objetivo de sus propietarios no es favorecer las relaciones sociales sino ganar dinero, y ya conocéis eso de que si no ves el producto que quieren venderte es que el producto eres tú. Estas nuevas fuentes de información se han añadido a las emisoras de radio y a los canales de televisión de información continua.
2 – La rapidez con la que las noticias nos llegan y son sustituidas por otras todavía más recientes, aunque sean menos importantes. Por ejemplo, ¿cuánto tiempo fue noticia y cuántos nos acordamos hoy del comunicado, de hace poco más de un año, en el que 15.000 científicos de 184 países nos alertaban de que pronto “será demasiado tarde para reaccionar contra el cambio climático”?
3 – La falta de intermediación de esa información, que ahora va directamente del emisor al receptor, sin pasar por el filtro de los hoy maltrechos medios tradicionales, que además de tener que hacer frente a esta nueva competencia sufren los ataques de demagogos como D. Trump. Lo cual, como es bien sabido, hace que ahora la información sea menos fiable y que se estén multiplicando las falsas noticias o “fake news”.
La combinación de estos tres aspectos ha dado lugar a lo que el catedrático de filosofía política Daniel Innerarity denomina la sociedad volátil, en la que los organismos públicos que nos servían de referencia y estructuraban nuestra sociedad, como el gobierno, los partidos políticos, sindicatos, la prensa tradicional, ya citada, etc., han perdido una gran parte de su prestigio. Sociedad volátil en la que, además, esa avalancha de información, en lugar de ayudarnos a comprender mejor el mundo, nos deja más confundidos y ansiosos, a la vez que, paradójicamente, nos crea dependencia y más deseos de información todavía. Y en la que, finalmente, las acciones políticas de masas, como los resultados de elecciones o referendos, como el Brexit, o reivindicativas, como las de los chalecos amarillos, son cada vez más difíciles de predecir.
No pretendemos en absoluto tener respuesta fácil a situación tan compleja, pero sí estamos más seguros que nunca de que una vía imprescindible para mejorarla y avanzar en la buena dirección es la enseñanza y la formación. Y haciendo eso nos esforzamos cada día. Formando jóvenes capaces de analizar nuestra sociedad con perspectiva, sin el inmediatismo tan extendido hoy. Jóvenes con un buen equilibrio entre emoción y razón, y entre interés personal e interés ciudadano.
Feliz 2019 a todos.foto chalecos amarillos

Advertisements