Uncategorized

España: Reforma electoral, pero ¿cuál?

Llegan las elecciones generales en España. Programas diferentes, muchas propuestas a través de los diferentes partidos que concurren. Uno de los temas que con más fuerza ha resonado últimamente en el panorama político español y una de las reivindicaciones del movimiento de los “indignados” en España ha sido el de la reforma de la ley electoral. Acusada de fomentar el bipartidismo, la ley d’Hont es principalmente criticada por aquellos partidos minoritarios de ámbito nacional que ven cómo sus votos se pierden en medio de un sistema que depende mucho de los resultados por circunscripciones.

Esta ley, creada por Victor d’Hondt, jurista belga del siglo XIX, y que se aplica también en Francia para las elecciones al Parlamento Europeo, permite obtener el número de cargos electos con un sistema proporcional en función de los votos conseguidos. Para que se entienda claramente:

 

La especificidad española consiste en la proporcionalidad por provincias, en vez de a nivel nacional. Punto criticado por muchos partidos que consideran que el esfuerzo que tienen que hacer ellos para conseguir diputados a nivel diputados a nivel nacional no es equivalente al de muchos partidos nacionalistas en sus regiones. De esto llevan quejándose desde hace varios años partidos como de Izquierda Unida (IU) o Unión Progreso y Democracia (UPyD).

El debate está servido. Y en él se enmarcan las declaraciones de Carmelo Romero, profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza, de las que se han hecho eco diferentes medios españoles. Carmelo Romero considera que la ley d’Hont aplicada por provincias complica la presencia parlamentaria de los partidos minoritarios. Y añade también como un elemento “distorsionante” la regla del dos que se aplica en el sistema electoral español, según la cual los votos de las provincias más despobladas valen más que los de las que tienen más habitantes.

Las elecciones del 20-N se enmarcan en un momento de reflexión sobre el futuro del sistema electoral en el que hay que tener en cuenta las posiciones de los Indignados y las propuestas de los partidos minoritarios más afectados (IU, UPyD o Equo) que están en claro enfrentamiento con los partidos nacionalistas.

Entre los partidos mayoritarios, el PSOE, en un guiño hacia el movimiento de los Indignados, plantea estudiar la cuestión de la proporcionalidad y pasar a un sistema como el alemán, híbrido entre las candidaturas cerradas de España y el diputado elegido por circunscripción local en Inglaterra. El Partido Popular solo menciona en su programa la reforma del sistema del sistema electoral municipal, dando la alcaldía a la lista más votada, así como la apertura del voto en urna a los españoles residentes en el extranjero.

Vistos los sondeos, que parecen dar la mayoría absoluta al PP, parece previsible que no haya grandes cambios en este sentido en la próxima legislatura. Aunque lo que está claro es que la cuestión está cada vez más a pie de calle y sin duda debería ganar en relevancia en los próximos años.

De momento, esperaremos los resultados del 20 de noviembre por la noche.

Advertisements